martes, 11 de octubre de 2011

La Conducta Antisocial.

La conducta antisocial se está convirtiendo en un problema serio entre la infancia y la adolescencia.Los niños y jóvenes con conducta antisocial presentan comportamientos agresivos repetitivos. Generalmente los niños antisociales no presentan todos los síntomas: habitualmente existe un síntoma central y otros asociados.Aparentemente pueden ser niños muy seductores y sociables, pero también violentos, egoístas y enemigos de las reglas. Este tipo de trastornos de conducta, cuando no son tratados de forma adecuada durante la infancia, pueden dar lugar a un ser dañino para la sociedad en su etapa adulta.Todos hemos incumplido alguna regla en algún momento de nuestra vida (mentir para no ir al colegio, tomar cierta cantidad de dinero del bolso de mamá,...) pero cuando estas conductas se vuelven repetitivas es cuando aparece el problema.


¿Qué caracteristicas deben hacernos pensar en un niño antisocial?

Holgazanería
Rupturas y choques más o menos continuados con las normas de casa y de la escuela
Robos en casa o en la escuela
Alteraciones en otras áreas del rendimiento como la hiperactividad, el retraso escolar,
trastornos depresivos, falta de comunicación con las personas de su entorno, escasas
habilidades sociales, etc.
Otras actitudes más extremas como incendios o actos vándálicos.

¿Qué es hereditario y qué es adquirido?

Lo que conocemos como personalidad tiene tres componentes fundamentales el temperamento: condición con la que nace el ser humano, se hereda el carácter: este es un elemento que se determina socialmente, el aprendizaje: todo niño asimila en su entorno familiar, social y cultural.


¿Cómo influye en el niño su entorno familiar?

Si el niño nace en un hogar rígido en el que se busca la perfección y los valores son prioritarios, esto es lo que va a aprender. Si además el niño tiene un temperamento tímido y tranquilo, hay muchas probabilidades de que sea una persona seria, formal y responsable. Al contrario, si el niño es educado de forma violenta, con malas palabras y gritos, aprenderá a comportarse de la misma manera.

¿A partir de qué edad se puede identificar un transtorno antisocial?

A partir de los ocho años de edad se pueden detectar los niños con un desequilibrio de este tipo
Serán los psicólogos, los psiquiatras o paidopsiquiatras (especializados en niños) los responsables de su diagnóstico y tratamiento
A menudo son hijos de personas que tuvieron el mismo trastorno en su infancia, o bien que viven en una familia en la que hay abuso de sustancias o se carece de estructura que respete las normas sociales
Las conductas antisociales varían de unos niños a otros aunque tienen en común conductas a menudo violentas y de oposición a cualquier norma, Infringen las reglas sociales, suelen presentar comportamientos agresivos, manifestaciones de ira y rabia continuadas.
No aceptan someterse a las normas
La mayoría tiene problemas en el colegio tanto con respecto a la conducta como en lo que se refiere al rendimiento escolar
El absentismo escolar es frecuente
Tienen dificultades a la hora de resolver sus problemas.
Algunas características comunes.
Suelen comportarse de manera ofensiva
Son mentirosos, roban y se peleen con frecuencia
No muestran ningún tipo de consideración hacia los demás, tienen una gran falta de empatía con las personas de su entorno.
Tienen actitudes resentidas: suelen ser vengativos y sus enfrentamientos pueden llegar a ser muy peligrosos.
En casos extremos pueden cometen agresiones sexuales.

Ayudar a los padres: enseñarlos a educar.

Ha demostrado ser muy efectivo en disminuir la conducta agresiva y provocativa de los niños
Consiste en enseñar y adiestrar a los padres para que desarrollen conductas prosociales con sus hijos
Enseñarles pautas de educación y estilos educativos más adecuados, informarles sobre técnicas disciplinarias que pueden utilizar con sus hijos

Técnicas de modificación de conducta.

Las terapias de conducta son muy efectivas para el tratamiento de conductas específicas.
Deben ser aplicadas en el marco de centros especialmente dedicados al acogimiento, tratamiento y reinserción de los niños con tales alteraciones.
Su efectividad aumenta aún más si se combina con el adiestramiento de los padres. Deben ser aplicadas por un equipo de profesionales especialistas en la materia. A los niños con conductas antisociales se les debe enseñar técnicas para resolver los conflictos.
Un método que está resultando muy eficaz es el del desarrollo de un dialogo interno que ayuda a ir asimilando situaciones conflictivas y buscar diferentes soluciones para enfrentarse a las mismas.. Es muy importante concienciarles de que la agresión no es producida solamente por las situaciones ambientales, sino sobre todo por la forma en que percibimos e interpretamos esas situaciones.. Las personas conflictivas tienen cierta tendencia a atribuir intenciones hostiles en los demás y suelen estar siempre a la defensiva.

¿Algunos medicamentos pueden ayudar?

No existe un tratamiento farmacológico especializado para este tipo de trastorno. En algunos casos se pueden administrar determinados fármacos como el haloperidol y el carbonato de litio sobre todo para controlar las conductas agresivas.

El apoyo de las instituciones es clave.

Es muy importante el apoyo institucional
En muchos casos la única solución es separar a los niños de sus padres o de su entorno familiar. Es una forma de reducir las influencias negativas que ejercen los padres sobre sus hijos 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada