lunes, 2 de mayo de 2016

Aproximacion al concepto Delincuencia.

Las explicaciones psicológicas de la delincuencia juvenil se centran en:

–   Las diferencias individuales.
–   En la personalidad, impulsividad, inteligencia y emoción.
–   Inhibidores internos contra el delito.
–   Factores ambientales (influencias familiares, del grupo de pares, del marco escolar y del comunitario).

LA PREDICCIÓN DE LA CONDUCTA DELICTIVA O ANTISOCIAL:
Consiste en formular hipótesis sobre el patrón de conducta futuro de una persona, basándose en la presencia o ausencia de algunos factores de riesgo.

FACTORES DE RIESGO.- son el conjunto de factores individuales, sociales y ambientales que facilitan el desarrollo de trastornos emocionales o conductuales.

PERFIL DE RIESGO DEL DELINCUENTE JUVENIL BASADO EN ESTOS CRITERIOS:

–  Familia con muchos problemas tanto de índole socioeconómica (pocos ingresos, poca cultura, aislamiento social) como en su dinámica funcional (dificultades comunicativas y de relación entre sus miembros, métodos de crianza inadecuados).
–  Problemas escolares (absentismo, bajo rendimiento conducta problemática).
–  Variables personales.- irresponsabilidad para demorar la gratificación, para apreciar los puntos de vista de los demás y pocas habilidades cognitivas para solucionar problemas interpersonales).
– El perfil del joven en riesgo de conducta antisocial es un adolescente con graves problemas de ajuste a su entorno.
–  El educador debe dirigir su trabajo hacia la PREVENCIÓN. Se trata de predecir aquellos niños que están en riesgo de ser delincuentes para realizar intervenciones preventivas.

DELINCUENCIA Y PERSONALIDAD:

Cuatro notas ligadas a la noción de PERSONALIDAD:

Unicidad.- única porque hace de la persona un sujeto irrepetible y diferente a los demás.
Estabilidad.- estable porque se desarrolla a través del ciclo vital.
Internalidad.- interna porque no es directamente observable.
Consistencia.- consistente porque si hay unos elementos internos en la personalidad, se supone que el repertorio de conductas de una persona será regular, pudiendo predecir sus actos. 
Esta consistencia está respaldada por la HERENCIA GENÉTICA. A través de esta herencia se ven ciertas tendencias a actuar. A este conjunto se le llama DISPOSICIÓN DEL SUJETO.

La herencia genética transmite algunas propiedades que favorecen la delincuencia.
Para que se desarrolle la conducta delictiva tienen que interaccionar condiciones ambientales junto a condiciones internas.

VARIABLES DE PERSONALIDAD EN LA CONDUCTA DELICTIVA.- los estudios se han centrado en la extraversión, neuroticismo, psicoticismo, búsqueda de sensaciones, ansiedad, desesperanza y locus de control.

BÚSQUEDA DE SENSACIONES.- el comportamiento criminal es una respuesta a la necesidad constante de ESTIMULACIÓN. Las personas con una fuerte necesidad de riesgo tendrán mayor predisposición hacia la conducta antisocial.
Las variables EXTRAVERSIÓN Y PSICOTICISMO basan su relación con la delincuencia en que ambas tienen un componente de estimulación.

TESIS EYSENCKIANA (relación entre delincuencia y personalidad): según Eysenck, el delincuente está definido por un alto nivel de:

                            Extraversión   E
                            Neuroticismo  N
                            Psicoticismo   P

Las tres características contienen mucha carga genética.

–    Los extravertidos son impulsivos, activos y amantes del riesgo.
–    El neuroticismo se asocia a la inquietud y desajuste emocional.
–   El psicoticismo se asocia con la búsqueda de sensaciones, ausencia de empatía y de lazos afectivos.
–        Sólo la variable PSICOTICISMO muestra un elevado poder predictivo de la delincuencia. N y E no tienen una relación clara con la delincuencia.

La tendencia actual en el estudio de la delincuencia se dirige a posturas que relacionan las variables ambientales con las psicológicas como elementos imprescindibles para tratar la delincuencia.

DELINCUENCIA, COGNICIÓN Y EMOCIÓN: las variables cognitivas son muy importantes en la investigación de la delincuencia.

DESTREZAS COGNITIVAS BÁSICAS:
–   Razonamiento moral.
–   Resolución de problemas.
–   Empatía.
–   Impulsividad.
–   Pensamiento crítico.
–   Razonamiento abstracto.
–   Conducta de elección.

Muchos delincuentes muestran un retraso en la adquisición de destrezas cognitivas.

La manera como los delincuentes piensan, perciben y valoran su mundo, razonan y solucionan problemas juega un importante papel en su conducta antisocial, y en su deficitario ajuste emocional. Pero estos déficits no son los causantes directos de la conducta antisocial. Los déficits hacen que el sujeto esté en desventaja en su relación con los demás y que sea más susceptible a la delincuencia.


DIFERENCIAR ENTRE

–   Cognición impersonal = inteligencia
–   Cognición interpersonal = social o emocional.

Cognición impersonal.– se refiere al pensamiento que trata con el mundo físico, el tiempo, el movimiento y el espacio.
Cognición interpersonal.– es la faceta del pensamiento y la percepción que nos permite solucionar problemas, comprender a otras personas, ponernos en su lugar y entender los fenómenos sociales, políticos, económicos y legales.

Las habilidades cognitivas que usamos para resolver problemas impersonales e interpersonales son diferentes.

INTELIGENCIA:

Inteligencia emocional (Goleman) = inteligencia personal (Gardner).- son habilidades que nos preparan ante los contratiempos y los retos de la vida, nos enseñan a conocer y manejar nuestros sentimientos, y a interpretar e influir en los sentimientos de otras personas.

GOLEMAN.- plantea la importancia de las emociones en el desarrollo y adaptación personal y social. La INTELIGENCIA EMOCIONAL CONTIENE:

– Auto-conocimiento o autoconciencia.- capacidad de reflexionar que investiga nuestras experiencias.
– Gobierno de las emociones.– capacidad de manejar las emociones y de aprender a recuperarse ante las vicisitudes de la vida.
– Autocontrol y automotivación.– capacidad para concentrarnos en los objetivos, ser tenaces y creativos  y resolver problemas.
– Empatía.– capacidad para reconocer las emociones de los demás y sintonizar con las necesidades de los demás.
– Competencia psicosocial- capacidad para comportarse de forma adecuada en las relaciones con los demás y en las diferentes situaciones.

Aunque aún no está claro, hay teorías que relacionan la delincuencia con la inteligencia emocional.

Los delincuentes son personas con :

–  Aparente dificultad para anticipar las consecuencias de sus actos.
–  Demorar la gratificación inmediata.
–  Enfrentarse a la frustración.
–  Comprender las necesidades y sentimientos de sus víctimas.
–  Controlar su conducta.

INTELIGENCIA Y DELINCUENCIA

- Las deficiencias académicas y lo niveles bajos de funcionamiento intelectual se mencionan como predictores de la delincuencia porque los grupos de delincuentes obtienen puntuaciones más bajas de inteligencia que los grupos de no delincuentes. Pero la relación entre inteligencia y conducta antisocial es complicada. Muchos incapacitados intelectualmente no son delincuentes y hay sujetos muy inteligentes que son delincuentes.
Hoy se plantea la influencia del nivel intelectual a través del fracaso escolar. O sea, la baja inteligencia dificulta el logro académico lo que a su vez impacta sobre factores relacionados con la conducta criminal(escasa adaptación social, empleos poco cualificados y mal pagados, asociación con pares antisociales).
- Si la delincuencia y la CI están mediatizadas por el logro educativo hay que pensar que los programas de intervención que tratan de compensar las dificultades del aprendizaje pueden reducir la delincuencia.

COGNICIÓN INTERPERSONAL Y DELINCUENCIA.

– Muchos autores cognitivos defienden que los delincuentes se diferencian de los no delincuentes en algunos aspectos de su funcionamiento cognitivo. 
Estos autores encontraron diversos estilos cognitivos que caracterizan a los delincuentes:

1. Son sujetos con poca capacidad de autocontrol.
2. Son impulsivos
3. Con locus de control externo (personas que identifican el origen de los acontecimientos como resultado de fuerzas ajenas a ellos y que éstas actúan independientemente de sus actos) LOCUS DE CONTROL: es la creencia que la persona tiene acerca de los refuerzos positivos o negativos de sus actos. Por eso, si un sujeto cree que tiene poco control respecto de las recompensas o castigos que recibe, no encontrará razón suficiente para modificar su comportamiento.
4. Con dificultad para apreciar los puntos de vista de los demás (poca empatía)
5. Pocas habilidades cognitivas para solucionar problemas.

– Existen investigaciones que señalan que el delincuente actúa de forma impulsiva porque falla a la hora de controlar su conducta.
– Muchos delincuentes no han aprendido a demorar la gratificación. Prefieren lo accesible e inmediato aunque tenga menos valor que esperar a algo más apetecible pero lejano en el tiempo. La conducta impulsiva está mediada por la cognición, y puede que sea el resultado de una capacidad de solución de problemas desarrollada inadecuadamente.
– SINDROME HIA.- la impulsividad ha sido contemplada como una variable de personalidad que junto a la hiperactividad y problemas de atención predicen la delincuencia. A este conjunto de factores se le llama síndrome HIA (hiperactividad-impulsividad-déficits de atención). El HIA puede ser un estado temprano que conduce a la delincuencia.

RAZONAMIENTO ABSTRACTO VERSUS CONCRETO

   Si los delincuentes poseen una forma de pensar orientada a la acción en lugar de a la reflexión, podemos decir que poseen un pensamiento concreto más que abstracto, lo que explicaría su ausencia de planificación en todas las situaciones.
   Si fallan en las habilidades de razonamiento abstracto, pueden planteárseles problemas en las relaciones sociales, porque comprender a los demás implica hacer interpretaciones sobre lo que dicen o hacen y sobre sus pensamientos y sentimientos, y esto exige el pensamiento abstracto.

- Farrington cree que la explicación en la relación inteligencia-delincuencia no es el fracaso escolar, sino la ESCASA HABILIDAD PARA MANIPULAR CONCEPTOS ABSTRACTOS. Los sujetos con escasa capacidad abstracta tienden a cometer delitos porque no piensan en las consecuencias de sus actos o no aprecian los sentimientos de las víctimas (baja empatía).

– La falta de razonamiento abstracto se asocia con la RIGIDEZ COGNITIVA (tendencia a mantener una misma idea fija a pesar de que haya evidencia contraria o hacer hincapié sólo en aspectos de la realidad que concuerdan con las expectativas personales. Esto puede propiciar una conducta repetitiva al ser el sujeto incapaz de ver otras alternativas y presentar poca tolerancia al estrés. Se facilita la aparición de conductas delictivas como única forma de afrontar el estrés.

– OTRAS TEORIAS: KOHLBERG: modelo de desarrollo moral. Una incapacidad para conceptualizar a nivel abstracto puede dificultar la internalización de valores morales. Los delincuentes muestran más bajos niveles de razonamiento moral que los no delincuentes. Sin embargo, un déficit de razonamiento moral no conduce directamente a la delincuencia; es un factor que puede influir en el desarrollo de la delincuencia pero junto con otras variables de la personalidad.

– LOCUS DE CONTROL. Los delincuentes se caracterizan por un locus de control externo, lo que implica que no se sienten responsables de sus experiencias sino que atribuyen al destino todo aquello que les ocurre o que hacen. Creen tener poco control sobre los acontecimientos. Tendencia de los delincuentes a la AUTOEXCULPACIÓN y a explicar su conducta como si ésta dependiera de personas o circunstancias ajenas a su control. Pero la relación entre ambas variables (locus de control-delincuencia) ha sido poco estudiada.

– Las personas debemos sentir que controlamos o ejercemos algún dominio sobre los eventos que nos suceden. Cuando esto no ocurre pueden invadirnos sentimientos de tristeza o de incompetencia y poca autovalía. El bajo autoconcepto se ha relacionado al locus de control externo, de este modo la conducta criminal sería una medio para lograr una sensación de control, de competencia personal o una forma de alcanzar la autoestima. Pero la investigación aún no ha confirmado esta relación causal.

– Hay delincuentes (sobre todo, los violentos) que tienen una autoestima muy alta y eso les lleva a tratar a sus víctimas como seres inferiores.

PERCEPCIÓN SOCIAL, ROLE-TAKING Y EMPATÍA.

La percepción es una experiencia compleja porque no es sólo lo que vemos, oímos, olemos sino que es también el SIGNIFICADO QUE LE DAMOS A LOS ESTÍMULOS. De ahí, que las distorsiones perceptivas o las habilidades preceptúales inadecuadas hacen que el sujeto no adquiera la información, la organice y reconozca y además limitan sus habilidades cognitivas, incluyendo el razonamiento, comprensión y capacidad de juicio.

Si la percepción es algo más que el registro de sensaciones, entonces las personas pueden percibir de forma distinta una misma sensación y reaccionar de manera diferente. Esto es porque en la percepción influyen muchos factores, desde el aprendizaje, la memoria y la cultura hasta los motivos personales, las emociones, los valores, los intereses y las expectativas. Por eso, la percepción del mundo varía en cada persona. Pero en la percepción social también intervienen un conjunto de habilidades como la CAPACIDAD PARA PONERSE EN EL LUGAR DE OTRO COMPRENDIENDO CÓMO PIENSA Y SIENTE—HABILIDADES DE ROLE-TAKING O EMPATÍA COGNITIVA. Y la de llegar a sentir de modo paralelo como sienten los otros (EMPATÍA PROFUNDA O EMOCIONAL).

Se cree que esta habilidades se adquieren durante el proceso de socialización y que los delincuentes son más deficientes en esta área interpersonal. Sin esta habilidad, el sujeto puede percibir la situación  en base a sus expectativas pasadas, a fijarse en aquellos aspectos que confirman sus expectativas, a interpretar erróneamente las acciones de los demás y a no estimar los efectos de su conducta en otras personas. Al final, el sujeto puede ver confirmadas las expectativas que se había formulado en un principio porque con su actitud ha podido provocar reacciones en los demás que se asemejan a las que esperaba.

SOLUCIÓN COGNITIVA DE PROBLEMAS INTERPERSONALES.

Un ajuste social adecuado requiere la capacidad de enfrentarse con éxito a las situaciones problemáticas que puedan surgir en la interacción con otras personas. Y los procesos cognitivos son fundamentales para la comprensión, mediación y resolución de estos conflictos interpersonales.
Si el sujeto no tiene esta destreza para resolver problemas, no será capaz de reconocer los problemas, de establecer relaciones de causa-efecto entre sus acciones y las de otras personas, de calcular las consecuencias de sus actos y de comprender la conducta de los demás.

LOS DELINCUENTES ADOLESCENTES Y ADULTOS TIENEN POCA CAPACIDAD COGNITIVA PARA SOLUCIONAR PROBLEMAS INTERPERSONALES. El sujeto con pobres habilidades para resolver problemas experimenta continuas situaciones de fracaso en obtener lo que quiere, generando sentimientos de agresividad que le llevan a elegir una vía ilegítima para conseguir sus objetivos.

DELINCUENCIA Y FAMILIA.

La familia es muy importante en el análisis de la delincuencia porque es un agente de socialización y porque puede estar facilitando la formación y mantenimiento de comportamientos delictivos.

   La familia opera en dos dimensiones:
– Una, normativa, en la que trata de inculcar las reglas, valores y convenciones sociales.
– Otra, de relación, que facilita el aprendizaje de esas normas y el compromiso con la sociedad.

La familia como predictor de la delincuencia: abuso de alcohol, conducta delictiva, familia numerosa, bajo estatus socioeconómico, ausencia del padre del hogar, prácticas de crianza basadas en el castigo y la inconsistencia, pobre supervisión paterna, falta de comunicación y actitudes de rechazo. Todo esto favorece la aparición de aspectos socialmente desviados en los últimos años de la adolescencia y el inicio de la adultez.

El delincuente común tiende  a haber nacido en una familia problémática, numerosa, con conflictos conyugales, bajos ingresos y antecedentes delictivos, con prácticas de crianza severas, disciplina rígida y relaciones padres-hijos poco sólidas y afectivas.

– Los padres de jóvenes delincuentes se caracterizan por una tendencia a ser duros e inconsistentes en sus actitudes disciplinarias, a recompensar la conducta desviada por medio de la atención y a ignorar la conducta prosocial. Estos padres muestran menor aceptación de sus hijos, menos cariño y menor apego.
Las relaciones entre los padres de niños delincuentes se caracterizan por la infelicidad, los conflictos y las agresiones.
– La delincuencia ocurre cuando el proceso normal de aprendizaje social basado en las recompensas y castigos de los padres, se ve alterado por una disciplina errática, una pobre supervisión, hostilidad entre los padres, y modelos paternos antisociales.
– FACTORES DE PROTECCIÓN en la familia- cuidados paternos y atención, disponibilidad de personas alternativas a los padres capaces de cuidar al niño, modelos positivos de identificación, disciplina consistente en el hogar, presencia de redes de apoyo, social y emocional (maestros, vecinos, amigos,,,).

DELINCUENCIA Y ESCUELA.

La gran mayoría de delincuentes juveniles son unos fracasados académicos. Pero no está claro que el fracaso escolar produzca delincuencia. TEORÍAS:

– TEORIA DE LA TENSIÓN O FRUSTACIÓN: la escuela como una institución de clase media en la que los chicos de clase baja tienen menores oportunidades de competir con éxito. Al no poder disponer de una de las vías legítimas de acceso a las metas culturalmente establecidas, esos jóvenes cometerán delitos para compensar la frustración.
– TEORIA DEL ETIQUETADO: la etiqueta que se impone a los niños difíciles propicia que el sistema escolar les trate de un modo hostil. Los jóvenes asumen la etiqueta y se implican más en actividades antisociales.
–TEORIA DEL DESARROLLO SOCIAL- HAWKINS Y WEIS. Es la más importante. Esta teoría identifica a la familia, la escuela y el grupo de pares como las unidades más importantes en el desarrollo humano. De modo que cuanto mayor sea el grado de compromiso que el niño tiene con ellos, más se previene la conducta delictiva.

CONCLUSIONES SOBRE PREDICTORES DE LA DELINCUENCIA JUVENIL:

Los malos resultados escolares eran anunciadores de delincuencia futura.
La mayoría de los delincuentes podían ser reconocidos por sus problemas de conducta y otras deficiencias escolares (se muestran impacientes, irresponsables y con conducta dañina hacia los demás).

AMBIENTE ESCOLAR: El ambiente escolar es otro factor de riesgo. Los centros escolares pueden influir en los patrones delictivos de los niños.
EL ESTUDIO MÁS FAMOSO DE LOS EFECTOS DE LA ESCUELA EN LA DELINCUENCIA FUE LLEVADO A CABO POR RUTTER EN 1979. En él, se medía la estructura escolar, su organización y funcionamiento, y donde los factores escolares relacionados con la delincuencia fueron una alta presencia de castigos, malas condiciones de trabajo, poca atención del maestro a los problemas del niño y pocos elogios. Pero es difícil saber si estos factores son causa o consecuencia de la conducta antisocial en el aula. De todas formas, LAS CARACTERISTICAS DEL COLEGIO CONTRIBUYEN EL RIESGO DE CONDUCTA ANTISOCIAL.

DELINCUENCIA Y GRUPO DE PARES.

Gran influencia que el grupo de pares antisociales ejerce sobre la conducta de un sujeto en el sentido de empujarlo hacia la delincuencia. Los amigos son factores de riesgo. El grupo de iguales son un importante predictor de la conducta antisocial.

DELINCUENCIA Y COMUNIDAD.

Se sugiere que los delitos ocurren en respuesta a oportunidades específicas, cuando los beneficios esperados superan a los costes estimados. Dos términos:

– OCASIÓN.
– TOMA DE DECISIONES.

En la decisión de delinquir en una situación determinada influyen las oportunidades, los costes y beneficios inmediatos al crimen.
Algunos autores creen en una influencia recíproca entre las características del ambiente y las del delincuente.  Esta orientación trata de modificar tanto el riesgo de ser víctima como las oportunidades que el ambiente ofrece al delito.

LA INTEGRACIÓN: PERSONA, CONDUCTA Y AMBIENTE.

La persona, su ambiente y su conducta se relacionan en un proceso de influencia recíproca. Por eso los factores situacionales (ambientales y sociales) deben ser considerados si queremos mejorar nuestra habilidad para predecir conductas.

– En la delincuencia confluyen muchos factores de riesgo a la vez. Por eso, la explicación delictiva más importante es la de ANDREWS Y BONTA, que es un modelo integrador que parte de una perspectiva de reforzamiento personal, interpersonal y comunitario en la génesis del delito.

MODELO DE ANDREWS Y BONTA: su teoría tiene en cuenta factores como las actitudes, las relaciones interpersonales, la historia conductual y personalidad antisocial. Parten de la PSICOLOGÍA DE LA ACCIÓN y se centran en los principios del condicionamiento clásico y operante (recompensas, costes, antecedentes) y en los del aprendizaje social y cognitivo (control cognitivo de la conducta y significación de las creencias, actitudes y relaciones sociales).

El modelo de Andrews y Bonta:

Factores que influyen:

Asociación con delincuentes.
Factores estructurales y culturales (familia de origen, vecindario, reparto del bienestar, legislación, comunidad).
Factores familiares (relaciones padres-hijos, abuso, métodos de crianza).
Factores personales (problemas de conducta precoces, temperamento, logro académico, ).
Actitudes, valores y creencias. Sentimientos favorables a la delincuencia.
Antecedentes delictivos.
Definiciones de las situaciones. Ocasión.
Todo esto conduce a la conducta delictiva.

Este modelo dice que hay muchos caminos para meterse en la delincuencia pero que LAS ACTITUDES Y RELACIONES ANTISOCIALES SON FACTORES DE RIESGO MUY IMPORTANTES. Las actitudes y valores procriminales o anticriminales, son las que determinan la actuación del sujeto porque son fuente de autoexculpaciones. Las asociaciones antisociales (amigos y familia) influyen en la actividad criminal porque modelan la acción y gobiernan las reglas que distribuyen las recompensas y castigos.

Este modelo intenta explicar el delito teniendo en cuenta:
– Las diferencias individuales (biológicas, cognitivas, conductuales, educativas…)
– Influencias culturales y sociales
– Influencias familiares y grupo de pares.
– Las relaciones interpersonales.
– Este modelo incorpora elementos motivacionales y de control.

Intervención educativa.Tener presente que:

1. Los delincuentes pueden elegir. (aunque la vida le trate mal). No al determinismo. Nadie está determinado por la biología o por el ambiente para hacer lo que hace.
2. Un número cada vez mayor de jóvenes procede de una clase social media, y por eso no se puede afirmar que la marginación social es la CAUSA de sus delitos.
3. El educador social tiene como OBJETIVO enseñar opciones de vida diferentes al delito.

MÉTODO DE TRABAJO DEL EDUCADOR SOCIAL:

1. Las estrategias de cambio deben basarse en el PARADIGMA DE LA COMPETENCIA SOCIAL (no se considera al delincuente como un enfermo). Este paradigma incluye técnicas educativas cognitivas y conductuales— son estrategias para cambiar la forma de pensar y actuar (actitudes, creencias y valores).
2. Hay que ajustar la intervención a las características de cada sujeto.
3. La intervención debe orientarse a compensar los déficits del sujeto y también a promover los recursos positivos del sujeto y del medio en el que vive.

1. PARADIGMA DE LA COMPETENCIA SOCIAL— C.S..- una persona es socialmente competente cuando tiene las cualidades para esta integrado en la sociedad. Un componente necesario de la CS es el comportamiento PROSOCIAL (estilo de conducta al bien común). Esto exige que el sujeto respete las leyes. Hemos de procurar que el sujeto se vincule con personas y actividades que saquen lo mejor de él.
– La ausencia de vínculos con la familia es un FACTOR DE RIESGO de reincidencia. Los delincuentes que se ven a sí mismos importantes para otras personas se esfuerzan más para dejar el delito. Por eso, debemos exigir al sujeto que haga algo útil por los demás.
– Se trata que el sujeto pueda aspirar a una vida autónoma y donde encuentre un cierto grado de realización personal.

COMPETENCIA SOCIAL INCLUYE:

a) Comportamiento prosocial.
b) Habilidades sociales (saber negociar, resistir provocaciones, ser capaz de pensar en las consecuencias de la conducta…).
c) Habilidades cognitivas.
d) Habilidades emocionales.

El paradigma de CS se propone un tratamiento EDUCATIVO porque no cura patologías, sino que ENSEÑA HABILIDADES Y CAPACIDADES para la integración social.

– Las técnicas cognitivas y conductuales se desarrollan a partir de las ESCUELAS PSICOLÓGICAS DEL APRENDIZAJE (escuela de aprendizaje social de Bandura y el modelado), y a partir de los desarrollos de psicólogos cognitivos que se interesaron en la capacidad de las ACTITUDES Y CREENCIAS para modificar patrones de conducta.

– Las técnicas para que sean efectivas deben ir asociadas a programas formativos (ed. Formal, aprendizaje laboral) y de uso constructivo del ocio.

– Los delincuentes sexuales necesitan un tratamiento especial.

INTERVENCIÓN INDIVIDUALIZADA:
No hay una estrategia eficaz para todos los casos. Una intervención individualizada significa:
– Que junto a tratamientos más generales (como aprender un oficio o habilidad social) algunos sujetos pueden necesitar actividades más específicas (delincuentes sexuales, psicópatas, etc).
– Que junto a tratamientos dirigidos a enseñar nuevas formas de comportarse, de pensar y de procesar emocionalmente los estímulos, algunos sujetos pueden beneficiarse de formas de intervención menos reconocidas.

COMPENSAR Y FORTALECER:
– Al elaborar un programa de intervención hay que estudiar los aspectos positivos que tiene el sujeto y su ambiente que sirvan para superar los FACTORES DE RIESGO O CAUSAS que explican la activ. antisocial del sujeto.
– FACTOR DE PROTECCIÓN es una cualidad o recurso personal o social que facilita la competencia social.
– FACTOR DE RIESGO es toda cualidad o circunstancia que aumenta el riesgo de implicarse en una actividad delictiva.
– PUNITIVO.- que implica castigo.
– ARBITRARIEDAD.- forma de actuar que se basa sólo en el capricho y no en la razón.

VÍAS DE INTERVENCIÓN:

1. Reducir los factores de riesgo.
2. Reforzar los aspectos positivos que tiene el sujeto y su entorno.

El trabajo del educador es reducir los factores de riesgo y que los factores de protección cobren mayor protagonismo.

El sujeto está influido por sus genes y su ambiente. PERO NO ESTÁ DETERMINADO. TODOS TENEMOS LA CAPACIDAD DEL LIBRE ALBEDRÍO (capacidad de elegir libremente).

– Hay una interacción entre el código genético y el ambiente, sobre todo en la infancia y en la adolescencia. A esta interacción se la llama PARADIGMA BIOSOCIAL.

1. Los genes se activan o desactivan en respuesta a instrucciones del ambiente.
2. Son mecanismos para extraer información del ambiente.
3. A cada momento cambia el patrón de los genes que se expresan en el cerebro, como respuesta al contexto en donde estamos.
4. Los genes son los mecanismos de la experiencia porque las cosas que vamos aprendiendo son el resultado del modo en que nuestros genes se expresaron en un ambiente concreto.
5. El educador trabaja teniendo presente que el hombre es una realidad BIOSOCIAL, con unos rasgos heredados que se expresan en determinados ambientes, y nuevos aprendizajes que son capaces de activar recursos genéticos hasta ahora no usados. Nuestra intervención ha de centrarse en DESARROLLAR ESAS NUEVAS OPCIONES DE EXPRESIÓN DEL SUJETO.

NEUROPSICOLOGÍA.- los déficits neuropsicológicos y neurológicos (sobre todo, los asociados con las TAREAS EJECUTIVA— análisis de la información y toma de decisiones) son un FACTOR DE RIESGO que favorece la aparición del delito.

Según el modelo biosocial de Raine, la genética y el ambiente crean tanto los factores de riesgo como los de protección.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada