jueves, 19 de mayo de 2011

Sename a rehabilitación. Violeta Bustos. El Mostrador. Chile.

La reestructuración del organismo fue una de las promesas importantes del Presidente Piñera al iniciar su administración. Hoy, a pocos días del segundo Mensaje ante el Congreso, la falta de recursos, personal poco capacitado, existencia de abusos sexuales en los centros cerrados y un sinfín de irregularidades, generan interrogantes al cumplimiento de tal compromiso.


En un centro cerrado del SENAME, la  joven K.V.A. de 17 años fue hallada amarrada a una silla. K.V.A. era drogadicta, tenía esquizofrenia, VIH y sífilis. Entonces, la menor fue derivada otro centro similar, ­en Pudahuel, ya que no existía un lugar más adecuado para tratar su adicción, las secuelas de las violaciones de sus parientes y de los maltratos que sufrió en el centro donde estaba internada. Tal caso fue denunciado por la jueza de familia Mónica Jeldres hace más de un año, y la situación bien podría haber empeorado para la joven. La jueza se encuentra actualmente fiscalizando los centros de Valparaíso, y declara que lamentablemente las irregularidades que allí encontró no se diferenciaban mucho de las halladas en la RM en 2010.
El 20 de mayo Jeldres entregará un informe detallado de la situación encontrada en las residencias del SENAME en la V Región. “Puedo adelantar que vi centros donde había sólo un par de especialistas (que deberían tratar como máximo a 40 o 50 niños) atendiendo 160 casos”, dice la jueza. Falta de personal de trabajo, colapso en las residenciales, descoordinación y conflictos de gestión, encabezan la lista de problemas que ha arrastrado por años el organismo que, supuestamente, comenzará a ser rediseñado durante la administración Piñera.

CONVERSACIÓN PENDIENTE

Sin embargo desde el 2010 a la fecha no ha habido ninguna reunión informativa en que se cite a los organismos colaboradores del SENAME, para explicar los cambios que se introducirán. La única información que se maneja a nivel nacional de manera muy general es que las áreas principales que cubre el organismo, es decir, justicia y protección de menores, se separarán en dos vías: el Servicio de Persecución Penal y Rehabilitación y el Servicio Nacional de la Infancia y Adolescencia, que será regulado por un nuevo ministerio. Nadie tiene claras las fechas en que esto se llevará a cabo.
“Durante varios meses creíamos que la parte de justicia iba a pasar al Ministerio del Interior, lo único que se ha informado fue hace tres meses cuando se aclaró que se mantendría en Ministerio de Justicia”, dice Mario Muñoz, quien trabaja hace más de 25 años con menores infractores de ley, actualmente como director de la Fundación DEM, organismo colaborador del SENAME. Mónica Jeldres cuenta que las autoridades no han convocado a ninguna reunión para informar o crear instancias de diálogo respecto de los cambios que supone la reestructuración del SENAME, “me encantaría participar en ese proceso”, asegura la jueza.
Lo único concreto hasta el momento, en términos del rediseño, es que a principios de mayo se anunció que estaba listo para ser votado en la sala del Senado, el proyecto para la creación del nuevo Ministerio de Desarrollo Social donde radicará la parte de protección del organismo. En materia penal seguirá funcionando una ley que, si bien fue creada especialmente para menores de edad, “replica en gran parte el sistema penal adulto”, señala Eugenio San Martín, abogado y ex director del SENAME durante el gobierno de Bachelet.

LA INFANCIA PARTIDA EN DOS

Lamentablemente la situación de K.V.A. no es tan excepcional como podría creerse. Tal vez varios recuerden los casos de abuso sexual registrados hace algunos años en la Fundación Mi Casa, institución inserta en la red del SENAME o los mediáticos casos del Tila y el Cisarro. Desde la creación de la institución ha habido denuncias gravísimas de menores vulnerados, lo que se extiende no sólo a los centros de protección. “También los jóvenes que cumplen sanciones en los programas del SENAME se ven pasados a llevar, ya que la ley que considera su condición de menores de edad, es muy deficiente”, afirma Mario Muñoz.
“Sin realizar un diagnóstico del daño psicosocial caso a caso de los adolescentes, ya se sabe qué sanción cumplirá de acuerdo al delito que se realizó, ya que hay categorías y sanciones predeterminadas”, agrega Muñoz. Además, si el menor ha cometido diferentes delitos puede ser derivado a distintos tribunales donde debe cumplir sanciones distintas de forma paralela, es lo que se denomina simultaneidad de penas” Mientras que  en el área de protección de la infancia no hay una ley especializada, lo que se requiere urgentemente, según los especialistas. “Estos aspectos no han sido profundizados en ninguna reforma concreta proyectada para rediseñar el SENAME”, dice Muñoz.
La  idea de separar en dos vías la organización del Servicio de Menores viene desde el gobierno de Ricardo Lagos, pero sólo ahora se ha manifestado la iniciativa de al menos concretar un cambio  administrativo. “Este gobierno, evidentemente no superará todos los problemas que existen hoy en el servicio, la reestructuración sólo es la semilla del cambio”, afirma Jeldres, quien dice valorar la disposición de los ministros del gobierno actual.  “El caso de K.V.A fue revisado por el Ministro de Justicia en persona y se tomaron las disposiciones legales correspondientes” en su momento, agrega.
Jeldres asegura, sin embargo, que “los jóvenes que cometen delitos, muchas veces son los mismos niños que estuvieron en la red de protección del SENAME”, lo que confirma la falta de políticas de prevención efectivas. “Es de esperar que con la reestructuración se puedan elaborar políticas correctas que abarquen la situación tanto de los del área penal como la de los niños protegidos: dos caras de la misma moneda”, afirma Jeldres. En efecto, muchos de los menores que inicialmente han estado en  programas de “protección” del SENAME, terminan cometiendo delitos y pasan a cumplir sanciones en la parte de justicia.

LAS CUENTAS CLARAS

Con el nuevo director de la institución nombrado hace algunos meses, Rolando Melo, el gobierno espera dar cumplimiento a la iniciativa del rediseño de la red asistencial del SENAME.  “A pesar de que hay disposiciones legales listas para comenzar a gestar el proyecto de rediseño, no se puede decir que es eso exactamente lo que se necesita”, dice Muñoz y asevera que “mi temor es que la institución se convierta en dos nuevas burocracias”.
El ex director del servicio, Eugenio San Martín, concluye que “el rediseño del SENAME debería considerar que la justicia especializada que se requiere no se ha concretado. Las fórmulas del  rediseño pueden ser diferentes, pero la discusión debe ser a nivel de Estado, porque se trata de necesidades sociales más allá de los problemas puntuales de un organismo”.
Actualmente los menores adscritos a programas del SENAME, incluidos los centros que administra directamente, concentran alrededor de 79 mil menores de edad según estadísticas de 2010. El discurso del 21 de mayo deberá dar  cuenta de las realizaciones de la administración en lo que va del gobierno, incluido lo relativo al SENAME. Muchos de los que trabajan en las redes del organismo, están de acuerdo en que la gestión no ha mejorado sustancialmente, pues siguen sucediendo casos que demuestran la situación de marginalidad y desprotección en la que se encuentra parte de la infancia de nuestro país, y la ineficacia de los mecanismos actualmente disponibles a nivel de Estado para hacerles frente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada