lunes, 11 de abril de 2011

TRASTORNOS DE LA CONDUCTA INFANTIL F. Belmonte Avilés. Psiquiatra Infanto-Juvenil. Centro Salud Mental. Cartagena

Resumen 
Las Alteraciones de la Conducta en la infancia, han pasado a ser no solo el motivo de consulta mas frecuente en psiquiatría Infanto-Juvenil, sino  un motivo de  alarma para  la sociedad  en general. Vamos a realizar un somero repaso sobre sus causas, formas de presentación y tratamiento. 
INTRODUCCIÓN: 
El campo de las alteraciones del  Comportamiento  del niño (TC) es tan amplio que incluye  en él, prácticamente  toda la psicopatología infantil. Ya que ésta  se manifiesta habitualmente, mediante actitudes, reacciones y comportamientos  anómalos. La  Normalidad o Anormalidad de la conducta de un niñ@ se valora por criterios aplicables según el momento.  Clásicamente, valoramos como normal la conducta infantil, mediante un criterio cuantitativo, la de mayor frecuencia en una determinada etapa infantil y/o cualitativo, la capacidad de ajuste del individuo al medio, que le capacita  para mantener  unas  relaciones interpersonales y académicas apropiadas.

El comportamiento anómalo se diferenciaría del normal  por el grado o intensidad y persistencia con el que se observarían determinadas conductas. O bien  por la discrepancia conductual cualitativa, disruptiva o desarraigante,  con el resto del grupo. 
Resumiendo, consideraremos síntomas de Alteración o Trastornos del Comportamiento a aquellos que afectan de forma negativa a la relación del niñ@ con su entorno, provocando en
éste reacciones que implican a la familia en primer lugar, a menudo al grupo  social y en  ocasiones a la Justicia. 
La Sociedad Occidental está experimentado un aumento de la presencia de Comportamientos alterados en sus niños y adolescentes, siendo especialmente estremecedor  el contenido de agresividad y violencia que  llevan aparejado. 
Constituyen el 1º motivo de consulta en Psiquiatría y Psicología Infanto-Juvenil, explicándose en parte  por la medicalización, es este caso psicologización de la sociedad,  pero fundamentalmente es debido a la pérdida muy generalizada de la capacidad de manejo del niñ@ por parte de los padres, a los que causa una gran ansiedad las variaciones o alteraciones conductuales del niño, aunque sean mínimas, reaccionando con una multiplicidad de consultas, aunque también se encuentran casos  de bloqueo e inacción consciente  o no,  siendo otros adultos en contacto con el niño desde  profesores a pediatras, quienes  por el relato que estos hacen de la conducta del niño y/o su vivencia directa aconsejan la consulta, aunque también, en ocasiones innecesaria.
Cual es la causa de esta situación y que factores del estilo de  vida actual la están fomentando es una cuestión que debe preocupar no solo a la psiquiatría, sino que implica  a la sociedad en su conjunto y pedagogos, antropólogos, sociólogos y políticos tendrán  que investigarla desde sus diferentes perspectivas. 
   
CONCEPTO

Patrón de Comportamiento, persistente a lo largo del tiempo, que afecta a los derechos 
de los otros y violenta las normas apropiadas de la edad. Kazdin 1995. Implica una manifestación temprana con presencia de conductas inadecuadas para la edad, dificultades del funcionamiento diario del niño en el ámbito familiar y escolar.  Llegando a  ser vistos como “inmanejables” por las personas de su entorno. 
La investigación Psicoevolutiva nos muestra que la conducta infantil no tiene siempre la misma implicación nosológica,  pudiéndose elaborar  un  continuum comportamental, en  el que las deficiencias en la maduración evolutiva o la inserción de regresiones, llevaría desde las Variaciones en el comportamiento del niño normal, a través de las “Tormentas del Desarrollo” o 
de la novedad de los “Niños Tiranos”  hasta  los TC. Evolutivos y las Alteraciones  de la Personalidad.

TC infanto- adolescente/ T. Personalidad/Delincuencia. 

No podemos ni  debemos hablar de una  progresión irremediable, del  TC. infantil   a las Conductas  Delictivas, pero si  que,  si ya en  un primer estadio unimos a la vulnerabilidad individual, un  medio  familiar desfavorable, desestructurado, con pautas educativas  inadecuadas o inexistentes y/o económicamente deprimido junto a un medio socio-cultural  con 
ausencia de un sistema de valores y creencias adecuado  o con tal, que justifica la violencia  como medio para la consecución de objetivos, estaremos frente al “caldo de cultivo” para que 
esta se produzca. 

HISTORIA

A principios del S. XIX,  encontramos las primeras descripciones de Trastornos del Comportamiento infantil, en los que ya señalan la  dificultad para discernir su  causalidad,   al 
relatar conductas realizadas por desprecio del medio social y sus componentes debidas a una
“naturaleza  malvada” sobre todo para los  casos mas graves, pero  constatando  al mismo tiempo las conductas derivadas de las situaciones de pobreza y abandono de la infancia.
  
En el S. XX  se ha mantenido esta dualidad. 
En los años 80 encontramos las primeras diferenciaciones entre niñ@s con comportamiento alterado y disóciales. (Loeber)  Comenzando a utilizarse de manera generalizada entre los especialistas los Diagnósticos DSM y CIE 
Llegando en los años  90  la descripción de los “Niños Infracontrolados”  (Caspi) caracterizados por su: Impulsividad, inquietud motora y distractibilidad  como  estilo  comportamental. Por el contrario de los Niños Inhibidos. Y por  último los llamados Trastornos Externalizantes aquellos, que se  muestran  fundamentalmente a través de  alteraciones del comportamiento. A diferencia de los Internalizantes expresados a través del Animo y las Emociones.
EPIDEMIOLOGÍA
Prevalencia:  
1.  Estudios comunitarios población general :1,5%  a 8,7%   
2.  Atención Primaria Pediátrica: 17%.  
3.  Unidad Específica Salud Mental Infanto-Juvenil: 50% -75%   
Sexo: Masculino   
2/1 respecto al femenino en TC Globales  
4/1  respecto a femenino en TC Graves y Delictivos 
 Aunque el TC es uno de los diagnósticos más frecuentes en Adolescentes de sexo femenino. 
Edad:  
De aparición cada vez más temprana. ( consulta específica desde los tres años)
En trastornos graves clara incidencia y prevalencia del púber tardío y adolescente. 2/1 del total 
de TC. 
En cuanto a TC de leve y mediana intensidad en un Trabajo realizado recientemente por 
nosotros observamos un claro acmé  entre los 5-7  años,  al inicio de la etapa escolar, y  otro 
alrededor  de los 12 años que en nuestra experiencia  profesional hoy  marca el inicio de la 
adolescencia.
Ámbito Rural / Urbano: 
Hace unos años,  se encontraban  claramente  en mayoría los  niños de  ciudad, hoy día se
encuentran discrepancias entre diversos autores. En nuestra experiencia  cada vez  más 
transversales. 
Delitos:  
Se aprecia una tendencia al alza en los Delitos cometidos por menores. Habiéndose duplicado 
en la década 92-02.  
Así mismo,  aunque la comisión de   Hurtos sigue siendo el  delito mas frecuente, existe un 
incremento de delitos violentos  cometidos  contra las personas. (Instituto de Estudios de 
Seguridad Policial). 
En el Año 99. 12,3% de los  delitos totales fueron cometidos por menores.  (Observatorio de 
Seguridad Pública)
En Andalucía se observa un perfil similar en la en el tipo de delitos, aunque algo mas alto que
en el resto del país.
ETIOPATOGÉNIA 

La génesis  del TC está formada por una serie de factores cuya  recombinación fatal
marcara  su desencadenamiento, con un inicio más o menos precoz, su persistencia evolutiva y 
sus posibilidades de resolución o la derivación a un trastorno de la personalidad. 
1. Factores Individuales 
1.1 Susceptibilidad Biológica: Genéticos, Cerebrales, Constitucionales  (Temperamento, Intelecto y Personalidad) 
1.2 Factores de Desarrollo: Maduración Psico-física, Salud evolutiva, Etapa del Desarrollo vital 
y Expectativas Personales.  
2. Factores Familiares 
2.1  Armonía/Distocia pareja parental 
2.2  Familias Funcionantes/ Disfuncionantes/Rotas 
2.3  Factores de Crianza:  
a) Relación Padres-Hijos. 
b) Familia Sobreindulgente/Educadora: coherente, consistente, continua 
3. Factores Sociales 
3.1 Variables Sociales: Amistades, Barrio, Clase Social, Centro escolar  
3.2 Variables Económicas 
3.3 Variables Demográficas: a) Raza.  b) Medio urbano/periferia/rural 
4. Situación: Concierto de Personas, Lugar y Circunstancia
CLÍNICA 

Como ya hemos apuntado la Evolución Psicológica del niñ@ nos muestra la similitud 
entre conductas  consideradas normales a determinadas edades  y las  que entendemos como
trastornos del comportamiento infantil.  
La persistencia de determinadas conductas mas allá de la edad  apropiada  nos debe hacer 
sospechar de la existencia de TC, en otras ocasiones la regresión a conductas ya superadas o
la inserción de conductas francamente anómalas, nos marcaran más claramente  el inicio de un
TC.  
Actualmente valoramos también como TC la gran incidencia y/o intensidad de determinadas 
conductas, aunque estén dentro de la edad esperable de aparición
Entidades Nosológicas:
Encontramos cuatro grandes Grupos Clínicos: 
I. Conductas Alteradas 
II. Conductas Delictivas 
III.  Conductas de Consumo de Substancias 
IV. Conductas Suicidas 

I. CONDUCTAS ALTERADAS
Sintomatología: 
1. LOS COMPORTAMIENTOS AGRESIVOS:
Son necesarios en la evolución del niñ@, el cual los utiliza para afirmarse frente al mundo.  
Su persistencia nos indica inseguridad emocional y dificultades de temperamento para  ser 
capaz de integrar y manejar emociones negativas. 
Dando lugar a la aparición de actitudes de Violencia, Ira u Oposición. 
La agresividad verbal y física de inusitada intensidad, aparición precoz y difícil control evolutivo se ha convertido en la protagonista indeseable de los TC. Actuales,  
1.1  Violencia 
Se trata de comportamientos heteroagresivos físicos, morder,  golpear.., Normales en el 
niñ@ de 1-4 años. Su persistencia  nos hará sospechar Inmadurez Mental, Cognitiva, Sensorial 
o Emocional. También se observa en  Carencias Afectivas y en  Medio Familiar muy estresante o violento 
En la Práctica Clínica actual estamos  viendo niñ@s con actitudes violentas,  que no  cumplen 
las  características clásicas y que  atribuimos  a: Excesiva permisividad de inicio y/o falta de
contención evolutiva ante estas  conductas en el  medio  socio-familiar. Banalización de  las 
señales de riesgo Temperamentales y  Comportamentales  y por último a la  vivencia en un 
mundo estresante o violento. 
Se observa  en diferentes ámbitos: Frente a personas,  sobre todo padres y  otras figuras  de
autoridad, entre los propios niño y  frente al medio, animales y objetos.  
1. 2 Cóleras
Banal entre los 2-4 años, como expresión de la necesidad de independencia y afirmación del si mismo. 
Su  persistencia indica niñ@s inmaduros cognitivos, emocionales con algún hándicap motor  o
del aprendizaje. También en épocas de transición como expresión de complejos de inferioridad. 
Se expresa en diferente gradación: 
¾ Rabia: propias de niñ@s pequeñitos ante la frustración
¾ Crisis de  Rabia:  Aparecen en niñ@s impulsivos y lábiles emocionales, con características de inmediatez, poca elaboración  y recuerdo somero posterior.
Incluyen las crisis emocionales de niños epilépticos  y las crisis clásticas de niños psicóticos. 
¾ Crisis de  Cólera:  Expresión emocional más voluntaria y  controlada, con gran agresividad verbal, injurias, críticas con ánimo de herir. 
1.3 La Oposición: 
Con sentido de afirmación del si mismo frente a los límites que otros intentan poner. 
¾ Oposición Activa: aparición del “no” 2-3 años. Su persistencia es o bien reaccional a pautas educativas inadecuadas, cediendo  con modificación  del entorno o indican el
inicio infantil del Trastorno evolutivo. 
¾ Oposición Pasiva:  En ella el niñ@ se limita a no hacer lo que se le pide.  Hay que valorar las estrategias educacionales y cuadros de inhibición y/o humor depresivo.
2. LA MENTIRA:

No  se establece como tal antes de los 6-7  años, hasta esa edad  existe un mundo  entremezclado  magia-realidad, sin noción clara de la verdad. 
2.1 Mentira utilitaria: 
Normal hasta dicha edad. 
Su Persistencia puede ser reaccional a las circunstancias y  ambiente educativo (falsificación 
notas..,) o bien expresión de un Yo inmaduro, que no tolera la espera o  frustración.  
Se suele asociar a otros TC. Y estar condicionada por estos, ya que se utiliza para justificarlos. 
2.2. Mentira Neurótica:
Se utiliza para compensar sentimientos de inferioridad o insuficiencias de las que el niñ@ es 
consciente. Se presenta en diferentes formas: Mitomanía, Invento de un doble, Acompañante
de Déficit mental, Delirio del Sueño. 
Dentro de este contexto debemos encuadrar la Problemática de la veracidad del testimonio del 
niñ@.

3. EL ROBO

No debemos hablar de robo antes de los 6-7 años
Para el niñ@ todo lo que necesita  o cree necesitar le pertenece  en el momento en que lo 
desea. 
Ha  representado de manera  estable  en el último siglo la inmensa mayoría de los  actos 
delictivos infanto-juveniles, siendo acompañado  o desplazado  actualmente  por los actos de
violencia polimorfos, gratuitos en muchas ocasiones. 
Sus características nos informan sobre el  Significado Psicopatológico: pudiendo ser por 
necesidad,  compusional, o como secuela de una  carencia afectiva precoz que no
necesariamente conducirán a una psicopatía 
A menudo es reflejo de caracteropatía y se asocia frecuentemente a otros TC. 
Se debe valorar: 
a) Carácter de la persona robada: madre, personas conocidas, desconocidas 
b) El Objeto del robo: alimenticio, dinero, vehículos 
c) Vivencia del niño ladrón: cleptomanía, hurto.., 
d) Destino del objeto robado: Provecho, Generoso, Perturbación afectiva de la niñez.
4. LAS FUGAS

Entendida como el hecho de irse sin autorización y sin notificarlo, del lugar donde ha de estar, 
a menudo sin meta precisa y durante horas o días enteros. 
No se puede hablar de tal por debajo de los 6-7 años. 
4Existen diferentes matices: a) Fuga como huida. b) Como ida o regreso a “lugar seguro o 
soñado”.c) por Inseguridad afectiva. d) Disociación  del hogar familiar.  e) Fugas Escolares: 
Absentismos y Fobias. f) Fugas como expresión T. mental 

5. COMPORTAMIENTOS SEXUALES

5.1. Normales: Masturbación y Curiosidad Sexual
5.2. Psicopatológicos 
1. Masturbación compulsiva: frecuencia, intensidad, contexto inadecuado.
2. Tendencias exhibicionistas    3.  Juegos sexuales inapropiados  4.  Relaciones Sexuales 
precoces 4. Comportamientos fetichistas. 5. Prostitución 

6. COMPORTAMIENTOS PERVERSOS

6.1  Perversiones 
Comportamientos  sexuales  anómalos, que implican la  “cosificación”  del otro, como  mero 
objeto para la satisfacción sexual en un contexto de hostilidad o violencia. 
6.2. Perversidad: El Psicópata 
Intencionalidad de hacer daño a otro, de lo que  se deriva una sensación placentera, con 
ausencia de culpa y una cierta satisfacción por haber transgredido la norma. 
Se trataría de niñ@s/adolescentes con Emociones (Empatía y Afectos) anómalos que
ostentan Comportamientos tipo Sadomasoquista (placer en hacer lo que disgusta al otro, con
cierta satisfacción  ante los  castigos impuestos). Agresores y Transgresores de las  Normas
Sociales,  son muy Perturbadores  para los demás, a los  que pueden  calumniar, asaltar,
violentar, no librándose animales o el medio (piromanía, vandalismo) 

7. ALTERACIONES INESPECIFICAS

Se trata de aquellas Alteraciones Emocionales, de la Percepción y la Psicomotricidad que 
están presentes en múltiples TC. Evolutivos. 
II. CONDUCTAS DELICTIVAS 
De manera somera diremos que en  ellas solemos encontrar: 
1.  Temperamento desde temprana edad especialmente irritable, negativo, impulsivo, “acting” precoz. 
2. Conductas antisociales precoces
3.  Mucho más frecuentes que en los niños de su misma edad 
4.  Evolución mórbida precoz y mantenida en el tiempo 
5.  Entorno familiar permisivo frente a la agresividad y/o practicante de esta 
III. CONDUCTAS CONSUMO SUBSTANCIAS 
No podemos dejar de reseñar el frecuente hallazgo clínico actual de la asociación del TC. con 
el uso de  substancias  pudiéndose hablar  de adolescentes y jóvenes, que ya ostentan
auténticas Patologías Duales. 
Aunque suelen ser mas frecuentes en varoncitos, cada vez las encontramos mas en chicas. 
¾ Tabaquismo  
• Esporádico 7 años 
• Habitual 12-13 años 
¾ Cannabis 
• Esporádico 12-13 años 
• Habitual 15 años 
¾ Alcohol / Pastillas 
• “fin de Semana” 13-14 años 
• Habitual: 17 años 
¾ Cocaína y otras 
• “fin de Semana” 16-17 años 
• Habitual 18 años 

IV. CONDUCTAS SUICIDAS EN NIÑOS Y ADOLESCENTES CLASIFICACIÓN CLÍNICA
  
Dentro de los Trastornos de la Conducta encontramos: 
1. Las “Tormentas del Desarrollo” 
2. El “Niñ@ Tirano” o Mal educado 
53. Trastornos del Comportamiento Evolutivos 
4. Trastornos de la Personalidad 
1.  LAS TORMENTAS DEL DESARROLLO: 
Presencia de Conductas indeseables  apropiadas  a la edad de desarrollo  del niñ@ o
adolescente. No deben persistir en el tiempo 
Incluyen ciertas exacerbaciones,  bien de  alargamiento temporal, bien  de intensidad  más 
acusada, debidas al Temperamento del niñ@ o a la dishabilidad educativa parental, que darían 
lugar a los niñ@s “difíciles” o mimados/malcriados. 
2.  EL “NIÑ@ TIRANO” / MAL EDUCADO 
Se trata  de  niñ@s  con Temperamento Límite, Intolerantes a la frustración, incapaces de
afrontar situaciones que les produzcan  el mínimo estrés, emocionalmente inestables 
(caprichosos, coléricos, con quejas de abandono, desamor)  que llegan a tener “acobardados” 
a los padres mediante rabietas y amenazas de fuga o autolesión si no ceden a sus deseos.  
Se trata de un niñ@ con una Conducta disruptiva más grave que el simple niñ@ mimado, que
no llega  a padecer  un TC invasor, mientras sus  conductas tiranas  quedan, como  sucede
habitualmente reducidas  al ámbito familiar, aunque últimamente estamos viendo en  clínica el
intento por parte de este tipo de niñ@s de repetir en el centro escolar los mismos esquemas de funcionamiento. 
3. TRASTORNOS DEL COMPORTAMIENTO EVOLUTIVO 
Características: 
1. Temprana manifestación 
2. Comportamiento inapropiado para la edad 
3. Emociones significativamente alteradas  
3. Resultan molestos y perturbadores para los demás 
4. Tienden a persistir en el tiempo 
5. Evolución espontánea mórbida 
6. Resistencia Terapéutica
Clasificación Categorial: 
Los dos manuales utilizados actualmente los dividen en: 
DSM IV  Manual de la Sociedad Americana de Psiquiatría: 
 Trastornos por Déficit de Atención y Comportamiento Perturbador
1. Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad 
2.Trastorno Disocial  
3. Trastorno Negativista Desafiante 
4. Trastorno del Comportamiento Perturbador no especificado 
Problemas de Relación
Problemas de Relación Paterno-Filiales.  
CIE 10 
Clasificación Internacional de Enfermedades de la Asociación Europea de Psiquiatras. 
Trastornos del Comportamiento de comienzo habitual en la Infancia o Adolescencia
1. Trastornos Hipercinéticos 
2. Trastornos Disociales 
4. Trastornos Disociales y de las Emociones Mixtos 
Trastornos de la Personalidad 
Existencia  de Rasgos/  Señales de  vulnerabilidad para el padecimiento  futuro de  dichos
trastornos. 
4. TRASTORNOS DE LA PERSONALIDAD  
Existencia en la Infancia-Adolescencia de Rasgos/ Señales de vulnerabilidad para el 
padecimiento futuro de dichos trastornos.
DIAGNÓSTICO 

I. Ajuste Diagnóstico: 
1.  Necesidad de una justa valoración de la presencia o no de TC. lo cual a veces es difícil de
dilucidar  ante la angustia y urgencia de los narradores y demandantes de la atención
6clínica que  son  como norma los padres, y con frecuencia  creciente los profesores, 
evaluando ante que tipo de funcionamiento nosológico estamos, y si se trata realmente de
un TC o bien de otros patrones de comportamiento menos graves. 
2.  Decisoria  sobre el Tipo  Específico de Intervención  Terapéutica: Según el Diagnóstico 
Categorial y Según el  Receptor (Padres y/o Familia, niñ@. Es  necesaria una gran
habilidad por parte del Profesional para una buena aceptación por parte de los padres de
su figura como “pacientes”, aceptando algo mejor la función de “coterapeutas”. 
3.  El curso y pronóstico  variaran de forma, en ocasiones dramática, dependiendo de que se 
haya realizado o no el enfoque apropiado, dadas las medidas preventivas y/o terapéuticas
que va a conllevar. 
II. Evaluación Diagnóstica:  
Mediante: 
1. Entrevistas Clínicas:  
• Estructurada o Semiestructurada  
• A los padres/ al niñ@ o adolescente/ambos. 
• Incluyendo: a) Anamnesis /Historia Clínica b) Estructura y funcionamiento Parento/familiar 
c) Factores Sociales d) Síntomas Clínicos actuales y Evolutivos   e) Rasgos de Personalidad, Estilo Cognitivo y Funcionamiento Global. 
2. Entrevistas con otros Adultos convivientes con el chic@ (familiares, profesores) 
3. Escalas y Cuestionarios de Evaluación Cognitiva, Personalidad, Emocional. 
    Comportamental, Socio-Relacional. 
4. Observación Clínica: Estilos de interactuación en consulta. 
5. Pruebas Biológicas: Tiroideas, Neurológicas.., 
III. Formulación Diagnóstica: 
Se realiza siguiendo los criterios definitorios de la tabla de clasificación de uso habitual, para
una delimitación clara de los subtipos  categoriales y el diagnóstico diferencial.
DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL
Establecer el D.D. de los TC no es hablar de “otra patología”, sino de cuadros clínicos
en los que estando presente el TC, encontramos diferencias etiológicas y sintomáticas
diferentes a las habituales del TC. 
A menudo  es muy difícil  establecer la frontera  entre unos y otro, debiéndose hablar de  una
comorbilidad, en ocasiones  sincrónica, cuando la base de  ambos trastornos es común 
produciéndose un solapamiento entre uno y otro. Son los casos en que un solo trastorno  de 
base no explicaría  la alteración conductual encontrada, actuando ambos como predisponente
y/o agravadores. 
En  otros casos se trata de comorbilidad diacrónica  cuando aparecen otros trastornos como 
consecuencia de la evolución del TC. 
El D.D. hemos de realizarlo con: 
1. R. Mental  2. T. Psiquiátricos 3. T. Neurológicos 4. T. Aprendizaje
CURSO Y PRONÓSTICO

En los últimos años se aprecia en el curso  clínico de los TC. un acendramiento de 
determinados rasgos: El   Debut es  cada vez  más  precoz, Tienden a  persistir en  el tiempo, 
observándose evoluciones mórbidas  no solo por  la mayor  susceptibilidad biológica, sino 
debidas a la incapacidad  del medio socio-familiar para modificarse. 
Apreciamos dos Tipos de Evolución: 
1. Espontánea:  
• A la Salud:  en los  casos de TC leves, sin psicopatología comórbida, funcionamiento
intelectual normal y familia no disfuncionante. 
• Mórbida:  La tendencia de  los TC. a persistir  en el tiempo, puede hacer  a  los niños
afectos evolucionar negativamente, empeorando al llegar a la adolescencia. Acabada
esta  etapa se observa en un  50% de casos la  remisión gradual del TC. En el  resto 
observaremos la conversión en Adult@s emocionalmente inmaduros, con tendencia a
los Fracasos Vitales  Socio-Emocionales  por su baja tolerancia al estrés y frustración y
Académico-Laborales, por su actitud poco tenaz, fácil abandono o dependencia de los 
demás para la resolución de problemas. 
• Patológica: En otros se establece en toda su dimensión el Trastorno de Personalidad 
subyacente. Que por otro lado también pueden experimentar una mejoría al final de la 
juventud. 
Cuando se añade  consumo de Substancias se complica gravemente el  curso y pronostico del
TC. al convertirse la Intervención Terapéutica y por tanto su Resolución en mucho mas difícil. 
2.  Tras Intervención Terapéutica
Evolución heterogénea según el Diagnóstico categorial primario. Mejor cuando más Multimodal 
haya sido el Tratamiento. 
Ensombrece el Pronóstico la Comorbilidad, la Distocia Familiar, el Ambiente Socio-Económico
deprimido  y el Déficit de Recursos Terapéuticos, sobre todo Socio-Sanitarios.

TRATAMIENTO
Debido al carácter heterogéneo tanto etiológico como clínico de los TC no existe un Protocolo
Terapéutico único y exclusivo del mismo.
La Elección Terapéutica  debe  ser Multidisciplinar, Multimodal  y Persistente en el 
tiempo. Interviniéndose en los  Factores que se puedan identificar como  causantes,
precipitadores y mantenedores de los síntomas 
Se ha de trabajar  con el Niñ@-Adolescente y  con la Familia.  Se debe  contar con la 
colaboración  de Profesores, Psicopedagogos.., 
Valoraremos  la Edad del  paciente, Forma de presentación del  cuadro, Formación y 
experiencia del Terapeuta, Habilidad del niño y/o su familia para  aceptar  el tratamiento, 
Dispositivos Asistenciales  disponibles: Sanitarios (Ambulatorios, Hospitalización Parcial o
Completa) y Sociales  (Escuela Alternativa, Centros comunitarios, Familias de Acogida, Pisos
Tutelados, Instituciones puntuales) 
Todo ellos nos conformará el Tipo de Abordaje a realizar:  
1.  Familiar: a) Consejo Familiar. b) Terapia Familiar. c) Específico Padres 
2. Centrado en el Niñ@-Adolescente 
¾ Individual: Psicoterapéutico, Farmacológico, Ttos. Específicos 
¾ Grupal 
¾ Trabajo con Educadores y en el medio escolar
CONCLUSIONES
1. Aumento de los TC, no solo por mayor diagnóstico, sino por incidencia y prevalencia mayor 
sobre todo de las formas leves y medianas o no categoriales. 
2. Manifestación más temprana. 
3. Presencia de Afectación Intelectual y Cognitiva, más frecuente que en el resto de niñ@s de
su misma edad. 
3. Tendencia a la persistencia evolutiva, con afectación emocional y comportamental. 
4. Riesgo de Fracaso en la Integración Social y Académica evolutiva 
5. Riesgo de Patología Adulta 
6. Pérdida de las Habilidades Educadoras Parentales y de la Contención Familiar 
7. Mayor permisividad social frente a  las  expresiones comportamentales emocionales, “ es 
propio de la edad” o “ya madurará”.., que mantienen y cronifican 
8. Desplazamiento Nosológico de las conductas más frecuentes hace unos años como el hurto, 
la mentira a las  externalizadas: hiperactividad, impulsividad, ira.., con gran aumento de la
agresividad en todos los ámbitos: interpares, hacia padres, a otras figuras de autoridad. 
9. La Intervención Terapéutica debe ser Precoz preventivo-curativa, Multiprofesional,
Multimodal, Global Familia-Niñ@ y Continuada 
10. En España dificultades para el abordaje terapéutico: Recursos Sanitarios sobrecargados y 
práctica ausencia de Alternativas Socio-Sanitarias.
  
Bibliografía 
• Planificación Terapéutica de los Trastornos Psiquiátricos del niño y el adolescente. Coordinador JR. Gutiérrez Casares. F. Rey Sánchez. 2000 
• Psicopatología del niño y del adolescente. J. Rodríguez Sacristán. Universidad de Sevilla. 1995 
• Psiquiatria del niño y del adolescente. Mazet-Houzel. Ed. Médica y Técnica. 1981 
• Manual Diagnóstico y Estadístico de los trastornos mentales. DSM IV.  Director de la Edición Española Juan J. López- Ibor Aliño. Ed. Masson. 1995 
• Clasificación Internacional Enfermedades. Multiaxial Infancia Adolescencia. Traducción Edición Dr. Josep Tomás M-15411-2001  
•Psiquiatría para padres y educadores. Ciencia y Arte.   Mª Jesús Mardomingo. Ed. Narcea. 2002
•De la Violance à l¨hyperactivité. L´hyperactivité comme processus limite.   T. Fouque. Neuropsychiatrie de L´enfance et de l´adolescence. Junio 2004 
•L´enfant et la violence. Un modèle de la violence fondamentale : l´interaction biologique : Fœtus, placenta, mère. M.-J. Soubieux , M. Soule. Noviembre 2002
• Ces Adolescents qui agressent leur mère¡ D. Hélin, V. Chevalies et M. Born. Neuropsychiatrie de L´enfance et de l´adolescence. Enero 2004 
•Autonomie  et conduites addictives. Quelles dèpendances dans la famille ?   
: M. Delage. Neuropsychiatrie de L´enfance et de l´adolescence.  Enero 2004 
• El niño tirano. Insa FJ, Salcedo MS. Gutierrez JR. Revista de Psiquiatría Infanto-Juvenil Marzo 
2004 
• Relación de la psicopatología en la infancia y adolescencia con los Trastornos Adictivos. Haro 
Cortes G., Alvarez de Lasarte I., Berenguer Pérez V., Revista de Psiquiatría Infanto-Juvenil Septiembre 2002 
•Trastornos Disociales : ¿cura o prevención ? Dr. José Manuel Rey. 40 Reunión De la Asociación Española de Psiquiatría Infanto-Juvenil. Junio 2004 
• Psiquiatría Infanto-Juvenil (I) Psicopatología. J.L Pedreira Massa. Monografias de Psiquiatria. Nº1 Enero-Febrero 1999 
• La Impulsividad y sus Trastornos. M. Reinares. E. Vieta. IDIBAPS 
• Psiquiatría Infanto-Juvenil. J. Toro. Aula Médica Psiquiatria año VI. Nº 3. 2004 
• Trastornos Conducta en la Infancia y Adolescencia. F. Ortuño Sánchez-Pedreño  et al.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada