lunes, 4 de octubre de 2010

“Respetar las diferencias es la base de la convivencia”. U.Norte. Andrea Lozano. Colombia.

Durante la jornada, que tuvo lugar el 13, 14 y 15 de septiembre, los conferencistas invitados expusieron las investigaciones que han venido desarrollando en torno al razonamiento moral, la relación entre cognición moral y conducta antisocial, y diferentes programas de intervención sobre la temática deldesarrollo moral en la adolescencia.
El Departamento de Psicología, con el apoyo de la Unidad Universitaria del Colegio de Psicólogos de Uninorte, realizó la jornada “Educar en tiempos de retos: desarrollo moral y las relaciones interpersonales en la escuela” a cargo deDaniel Brugman, profesor de Psicología del Desarrollo de la Universidad de Utrecht, Holanda y Kevin Van Der Meulen, profesor de la Universidad Autónoma de Madrid, España.


Brugman, quien define la conducta antisocial en la adolescencia como “el comportamiento externo que, directa o indirectamente, perjudica a otros a través de la violación de normas morales o sociales importantes”, manifestó que esta se genera a raíz de una brecha que existe entre el razonamiento y la acción social de los adolescentes, quienes muchas veces presentan un retraso en el desarrollo del juicio moral a consecuencia de ambientes educativos pobres, falta de oportunidades para asumir roles, poca o ninguna educación y distorsiones cognitivas al momento de participar en la toma de decisiones.

Van Der Meulen afirmó que en la actualidad, la modalidad más incidente de conducta antisocial es el maltrato por abuso de poder, presentado en su mayoría en las aulas de clase, producto de una intolerancia e irrespeto por las diferencias que existen entre las personas.

Igualmente, señala que el maltrato por abuso de poder ocurre en todas las escuelas y en todos los estratos, por lo cual no hay diferencias entre uno y otro contexto. “En Europa quizás haya más datos de incidencia del maltrato por abuso de poder, en comparación con Latinoamérica; sin embargo, en ésta también está creciendo en gran medida”.

Brugman dijo que de no ser controladas estas conductas antisociales desde un principio, pueden terminar ocasionando acciones de vandalismo, destrucción deliberada, amenazas, exclusión social, agresión verbal o física y robos.

Ambos expertos coinciden en que países como Canadá, Estados Unidos e Inglaterra, han encontrado una solución a este problema a raíz de la gran cantidad de casos de violencia por abuso de poder que se han presentado en sus escuelas. Ellos han venido implementando los “Sistemas de Ayuda Entre Iguales” (SAI), desarrollados en los setentas en las escuelas de Canadá y Estados Unidos, en donde los mismos alumnos ayudan a sus compañeros ofreciéndoles ser escuchados en el momento que lo necesiten.

Brugman invitó a los países latinoamericanos a seguir este ejemplo y aseguró que “la mejor táctica para disminuir las conductas antisociales es por medio de la reducción de las distorsiones cognitivas y a través de estrategias educativas, las cuales apunten a enseñarle al joven a aceptar y convivir de modo adecuado con los demás a pesar de las diferencias que existan”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada