sábado, 17 de julio de 2010

Utiliza crimen organizado a niños y adolescentes como sicarios. Tijuana. Mexico.

Tijuana  2010-07-13
Cerca de 200 menores de edad de Baja California son procesados penalmente en Estados Unidos por su participación en ilícitos relacionados con el tráfico de drogas, reveló la directora de atención a menores de la Procuraduría General de Justicia de Baja California, Rosa María Solís Rodríguez, quien advirtió que se ha incrementado considerablemente en la entidad el número de niños y adolescentes que son enganchados por el crimen organizado para participar en diversas actividades ilícitas aprovechando que en México, se les exime de responsabilidad penal.
Solís Rodríguez reveló que menores de 12 y 13 años son enganchados por el crimen organizado para participar en actividades ilícitas como el robo de autos, trasiego de drogas y en algunos casos hasta para cometer asesinatos.
Destacó que vacíos jurídicos en las reformas penales realizadas hace 2 años impiden procesar penalmente a menores de 12 años que cometen delitos, lo que ha sido aprovechado por bandas criminales para involucrar a niños en sus actividades criminales.
De acuerdo a la funcionaria, tan solo en la ciudad de Mexicali, , en el año 2009, fueron presentados 13 mil menores por participar en actividades antisociales, pero de estos solamente mil 843 se les abrió un expediente, y de éstos, solamente 345 están siendo procesados.
Reconoció que no existe una estadística real que indique cuantos menores se han involucrado en actividades ilícitas, dado que la propia ley considera que los niños menores de 12 años de edad no son sujetos a responsabilidad penal, y por lo tanto no existe un registro de los delitos en que se han involucrado.
Sin embargo, se tienen registradas en la ciudad de Mexicali, 300 pandillas de menores de edad que se involucran en diversas actividades antisociales, desde riñas en escuelas, vandalismo, robos y distribución de droga al menudeo.

En Tijuana y Rosarito se han detectado 100 pandillas, resaltó.

Solís Rodríguez agregó que en Tijuana y Rosarito se han detectado varias escuelas de nivel primaria y secundaria en donde se ha detectado la presencia de pandillas conformadas por los propios menores que distribuyen y consumen drogas y participan en riñas colectivas.
Reconoció como jurídicamente correcto el no criminalizar a los niños, puesto que los menores son las principales víctimas de las bandas del crimen organizado que los enganchan e inducen a cometer actividades ilícitas, de las cuales no tienen una real conciencia y que muchas ocasiones para ellos solamente es un juego.

Uno de los casos más sonados a nivel nacional, fue el caso de una jovencita de 13 años de edad que fue enganchada en Chiapas por el grupo de los Zetas, para cometer varios asesinatos.
La misma situación se da en toda la frontera norte, concretamente en Ciudad Juárez y en Tijuana, en donde los menores de edad son enganchados para cometer robos, en un 80 por ciento, para trasiego y distribución de drogas en un 11 por ciento y para cometer asesinatos en un 2 por ciento. Esto en relación a casos de adolescentes actualmente bajo proceso.
Reconoció como una situación bastante grave el que las bandas del crimen organizado estén enganchando desde cada vez más temprana edad a niños para el tráfico de drogas.
En Estados Unidos, en el estado de California, alrededor de 200 menores están siendo procesados. Muchos de ellos son de Tijuana, agregó.
Solís Rodríguez dio a conocer el diseño de un plan integral de intervención temprana para detectar a menores en situación de riesgo y darles atención con la participación de organismos de la sociedad civil y distintas dependencias gubernamentales.
Se está en proceso de integración de un grupo multidisciplnario con la participación de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, el Sistema Educativo Estatal y distintas organizaciones civiles para atender esta problemática, que tiene que ser atendida desde una visión asistencial.
Criminalizar a los menores no es la solución, insistió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada