lunes, 14 de junio de 2010

Menos jóvenes a las correccionales. California. USA. Carlos Aviles. Muy Interesante.

En la última década, la población de reos en los centros de rehabilitación juvenil de California se ha reducido dramáticamente, una tendencia que, se anticipa, continuará.
Esta clara disminución en la población carcelaria juvenil ha dado como resultado el cierre de por lo menos seis centros correccionales en el estado desde 2003. La última en cerrar fue la Correccional Heman G. Stark en Chino, en febrero pasado.
 Esta era la más grande que tenía el sistema carcelario juvenil de California.


De 10,112 reos que había en las correccionales juveniles en 1996, actualmente la cifra se ha reducido a menos 1,500, según explica Bill Sessa, portavoz del Departamento de Correcciones y Rehabilitación del Estado.
La tendencia en California es un reflejo de lo que ocurre también a nivel nacional: la población carcelaria en todos los estados se redujo en un 26% entre 2000 y 2008, de 109 mil a 80 mil, respectivamente, de acuerdo a cifras del Departamento de Justicia (DOJ).
Las autoridades californianas señalan que la reducción se debe en parte a que el Estado ha destinado más fondos a las agencias locales o del condado para que los jóvenes estén más cerca de los programas de rehabilitación local y al cambio de los criterios legales en los crímenes que merezcan cárcel estatal, señaló Sessa.
"Creemos que los jóvenes se benefician más al estar más cerca de sus familias y de los tratamientos y programas locales", expresó Sessa. "Ese es uno de los aspectos fundamentales que diferencia al sistema juvenil, del adulto: la rehabilitación".
Pese a que el sistema de encarcelamiento juvenil del condado de Los Ángeles ha sido puesto bajo el escrutinio federal por las condiciones de salud y seguridad de sus reos, se ha empezado a impulsar algunos programas para mejorar este aspecto
Por ejemplo, hace unas semanas se inauguró en Van Nuys un centro donde los adolescentes en libertad condicional deberán reportarse a diario para recibir clases que les ayudará a responder de una manera positiva ante las diferentes circustancias que se les presenten, ésto para evitar que fallen y sean remitidos como internos a un sistema correccional.
El programa busca ser un nuevo modelo para evitar el encarcelamiento de menores reincidentes. Las autoridades esperan llevar el programa a por lo menos otras tres zonas del condado.
Gary LaFree, criminólogo de la Universidad de Maryland, señala que aunado a los factores anteriores, la actual baja en el crimen a nivel nacional y el ajuste que algunos estados han hecho ante la presión en sus presupuestos también ha influido en el descenso en la población carcelaria juvenil.
Un reflejo de ésto, dijo LaFree, es el hecho que otros estados están experimentando el mismo fenómeno.
Ohio, por ejemplo, ha reducido la población juvenil casi a la mitad y ya se han cerrado tres instituciones, y en Texas se han cerrado otras tres y dos más están en proceso.
"Hay que considerar que ha cambiado el uso de drogas, hay más programas de rehabilitación e incluso los cambios demográficos han sido favorables", agregó La Free.
Amalia López, del Departamento de Libertad Condicional del condado angelino, coincide en que el incremento de fondos provenientes por decisiones legislativas para programas de rehabilitación para jóvenes y los recursos comunitarios han contribuido a que en el condado angelino también se haya reducido la población carcelaria en general de 3,442 en 2005 a 2,632 hasta finales de mayo pasado.
A nivel nacional, los arrestos de menores han tenido una baja del 33% entre 1997 y 2008, de acuerdo al Departamento de Justicia (DOJ).
Por ahora el condado de Los Ángeles no tiene programado el cierre de más correcionales, pero según Sessa, no se descarta en el futuro próximo se pudiera considerar esa opción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada